Este fue el primer proyecto que realicé cuando entré como becaria en Sapristi.

Es una identidad para un agente comercial.

Quisimos huir de las identidades convencionales y creamos una imagen divertida en la que jugamos con la composición, unos colores ácidos, pero sobre todo con un mensaje personal y personalizable que crea un dialogo más directo con los clientes.



La idea es tener un surtido en la papelería que cambia por colores para poder elegir según día y cliente.

Comparte

Leave a Reply